Menu mobile

Julio de 2017

Doña Rosa abrió la puerta del mundo digital en la UVA Aguas Claras

Nueva Esperanza

Rosa Helena Hoyos es una habitante del municipio de Copacabana, tiene 69 años de edad y es una feliz beneficiaria de la UVA Aguas Claras, que queda a un lado del proyecto PTAR Bello. Ella, como la mayoría de habitantes del sector, llegó a la UVA con la intención de conocer la programación, los talleres y las actividades de las cuales se podría beneficiar.


“El curso que más me interesó fue el de informática básica, yo quería saber por lo menos cómo se utilizaba el computador y también aprovechar mi tiempo libre”. Así fue como Doña Rosa se inscribió con toda la actitud al curso e inició sus clases muy cumplidamente. 

Al iniciar, como es normal en las personas de su edad, ella estaba muy nerviosa y pensaba que no iba a ser capaz, se le notaba la timidez pero no desistió gracias al apoyo y paciencia de la mediadora de la Fundación EPM que la estaba acompañando en su proceso. 

“Empecé conociendo las partes del computador. Me sentí muy feliz cuando empecé a mover el mouse, yo nunca pensé que iba a aprender a manejar ese aparato”. Poco a poco doña Rosa fue aprendiendo a ubicar las partes del teclado hasta que en una de sus clases la mediadora le enseñó a digitar un texto en Word. 

“Llegué tan contenta a mi casa después de esa clase, encendí el computador de mis nietos, saqué mi cuaderno y seguí paso a paso lo que había aprendido. ¡Mis nietos no lo podían creer, todos estábamos felices! 

Doña Rosa es una de las estudiantes más brillantes del curso, ya inició el de informática intermedia y sigue asistiendo a clase con mucha alegría y ganas de aprender. “Quién iba a pensar que yo iba a estar haciendo esto, estoy muy agradecida con mi profesora porque si no hubiera sido por su paciencia yo ya me hubiera ido”.  

Al verla tan entusiasmada y feliz, sus nietos le regalaron un computador en el que ya puede practicar todos los días lo aprendido en la UVA.De esta y otras maneras Aguas Nacionales, filial del Grupo EPM, busca mejorar la calidad de vida de los habitantes del área de influencia del proyecto PTAR Bello, rompiendo la brecha digital en la comunidad acercándolos al fantástico mundo de la tecnología de manera responsable, a través de la UVA Aguas Claras, operada por la Fundación EPM.