Menu mobile

22 de noviembre de 2016

Con nuevas tecnologías, EPM monitorea el estado de las redes de acueducto en el Valle de Aburrá

  • Una esfera conocida como Nautilus inspecciona el estado de aproximadamente 70 kilómetros de tuberías del sistema de acueducto de EPM en el Valle de Aburrá por los próximos dos meses.

  • EPM invertirá $1.600 millones en tecnologías no convencionales para mantener en buen estado las redes de acueducto.

  • Con estas tecnologías se busca disminuir los mantenimientos correctivos que lleven a posibles interrupciones en el servicio de acueducto por fugas.


Una esfera con un diámetro de seis centímetros es introducida en la red de acueducto de EPM en el Valle de Aburrá. La esfera se desplaza por la tubería y, si en su recorrido encuentra una fuga no visible, genera un informe que es enviado a las cuadrillas de EPM para que adelanten la reparación y así se eviten impactos posteriores en la prestación del servicio a la comunidad. Se trata del Sistema Nautilus, la innovadora tecnología que está empleando EPM pensando en el bienestar de sus clientes y usuarios.

El Sistema Nautilus hace parte de las estrategias de tecnología no convencional que EPM implementa para reducir los mantenimientos correctivos, disminuir las interrupciones del servicio de acueducto por obras de reparación y evitar daños de gran impacto en las redes de distribución del sistema.

El Gerente General de EPM, Jorge Londoño De la Cuesta, indicó que “la esfera Nautilus se desplazará por el interior de tuberías primarias ya priorizadas en sectores de La Ayurá, La Aguacatala, Robledo, Villa Hermosa, Altavista, Berlín, Castilla, Girardota, La Asomeadera, y en los municipios de Itagüí y Bello, entre otras zonas del área metropolitana, con el fin de detectar tempranamente mediante señales acústicas si hay deterioro en la estructura”.

Con la capacidad de almacenar la información durante su viaje y desde un sincronizador instalado en la red, la utilización de esta tecnología acústica le permitirá a EPM definir de manera preventiva la intervención puntual y la modernización o reposición de las redes de acueducto, antes de que las fugas no visibles de agua afloren y sea necesario interrumpir la prestación del servicio para adelantar las reparaciones.

El Sistema Nautilus, de propiedad de la firma española Aganova socia de la empresa colombiana Aquambiental, supera en tiempo y precisión a las tecnologías convencionales utilizadas hasta el momento en el país para detectar fugas de agua, y asegura la identificación un alto porcentaje (entre el 90 y 100%) de las averías que puedan existir en una red de conducción de agua potable, dependiendo del caudal de litros por segundo que la red presente.

Pensando en el bienestar de la comunidad, la empresa invirtió $400 millones en la implementación de este sistema por un período de dos meses y la preparación previa de las instalaciones por las cuales se desplazará la esfera. Esta inversión evitará incurrir en costos mayores por la realización de excavaciones, destapar superficies de suelo y el parcheo de vías y restauración de aceras.

Innovación al servicio de la ciudad


Adicionalmente, EPM invertirá $1.200 millones en el uso de tecnologías que utilizan los principios físicos de electromagnetismo y ultrasonido para medir los espesores de las tuberías metálicas de la red primaria de acueducto. con el fin de detectar desgastes, evitar roturas, lograr una mayor eficiencia operacional en el servicio y disminuir la demanda de agua del recurso hídrico de las cuencas abastecedoras.

EPM invierte en tecnología de punta para continuar con el proceso de mejoramiento de la prestación de su servicio de acueducto. Con el Sistema Nautilus, las señales electromagnéticas y ultrasónicas y los robots, la empresa espera mantener los altos niveles de continuidad del servicio de agua potable para todos sus clientes en el Valle de Aburrá (un indicador que hoy es superior al 99%), reducir las pérdidas de agua, y minimizar los daños de alto impacto que afectan a los usuarios del sistema de acueducto.