Menu mobile

02 de agosto de 2016

EPM restaurará cerca de 17.000 hectáreas de bosque tropical

EPM recupera bosques en Ituango

Cerca de 17.000 hectáreas de bosque tropical serán restauradas por EPM en cumplimento de lo estipulado en la licencia ambiental del proyecto Ituango, la central hidroeléctrica más grande que se construye actualmente en el país, que cuando entre en operación a finales de 2018 aportará gran parte de la energía para el desarrollo, competitividad y bienestar de todos los colombianos.

La gestión ambiental del proyecto, liderada por EPM con un grupo de profesionales interdisciplinarios, cuenta con el acompañamiento y la asesoría de entidades de reconocida trayectoria en el tema ambiental como el Instituto Alexander Von Humboldt; Hábitat, Territorio y Medio Ambiente (HTM), la Universidad Nacional de Colombia, la Universidad de Antioquia y el Centro de Investigación de Agricultura Tropical (CIAT).

Esta gestión de cuidado de los recursos naturales, que se desarrolla con la rigurosidad técnica, social y ambiental con la que EPM adelanta sus proyectos, incluye actividades de manejo y conservación de ecosistemas, establecimiento de corredores biológicos y estímulos a la regeneración natural. Todas estas iniciativas se convierten en una oportunidad para la preservación y conservación del bosque seco y del bosque húmedo tropical de la región en la que se construye el proyecto Hidroeléctrico Ituango.

En cumplimiento de lo dispuesto en la licencia ambiental del proyecto Ituango, otorgada por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), EPM debe remover el material vegetal en toda la zona que conformará el futuro embalse. Con el propósito de prepararse para esta labor, se inició en días pasados un programa piloto de adecuación de 104 hectáreas de vegetación boscosa en el ecosistema de bosque húmedo tropical, que corresponde a una franja lineal entre los municipios de Briceño, Ituango y Toledo. Esta actividad contempla, aparte de la remoción forestal, otras acciones como el rescate de semillas y plantas, y el ahuyentamiento, rescate y reubicación de la fauna silvestre.

Antes de iniciar este programa piloto, que es una alternativa para la gestión ambiental de la zona, el proyecto informó de estas acciones a las autoridades de los municipios de Ituango, Briceño y Toledo y a las comunidades vecinas del área en la que se realizan los trabajos.