Menu mobile

26 de agosto de 2014


EPM utilizará sistema robotizado 3D para inspeccionar redes de aguas residuales en el Valle de Aburrá

Sistema robotizado 3D

EPM, reconocida por su innovación al servicio de la gente, se convierte en la primera empresa del país y en la segunda de América Latina en utilizar un sistema robotizado de inspección y diagnóstico de tuberías en tres dimensiones (3D), que permitirá conocer en tiempo real el estado de las redes de alcantarillado en el Valle de Aburrá.

La infraestructura de aguas residuales instalada en el Valle de Aburrá cuenta con 4.113 kilómetros de redes, 323 kilómetros colectores y 35 kilómetros de interceptores, para un total de 4.471 kilómetros de infraestructura, distancia que equivale a ir hasta Miami, Estados Unidos, y regresar a Medellín.

El nuevo dispositivo que utilizará EPM se compone de dos robots. El primero hace inspecciones convencionales a través de video y, el segundo, realiza un reporte en 3D del estado de las redes de alcantarillado, lo que posibilita recolectar datos con celeridad y precisión para dar respuesta a posibles inconvenientes en la operación. Ambos robots vienen instalados en una camioneta, con oficina móvil, facilitando así los desplazamientos y la transmisión de los datos.


Así funciona

El robot que es capaz de producir imágenes en 3D de tuberías, opera con dos cámaras fotográficas de alta resolución -una frontal y otra trasera-, dotadas con lentes ojo de pez que captan un ángulo de imagen de 185 grados completamente hemisférica. Las dos imágenes resultantes son integradas por un software especial que crea la fotografía de 360 grados y así el equipo de EPM obtiene una visión completamente esférica de la tubería.

Las imágenes en 360 grados alcanzadas tras la inspección de la tubería son transmitidas por fibra óptica desde el vehículo inspector hasta la unidad de control, donde se almacena la información para su posterior procesamiento y análisis.

El sistema robotizado permitirá a EPM ganar en celeridad a la hora de efectuar las inspecciones en las tuberías, sin necesidad de detener el trabajo de campo, garantizando así menos interrupciones en el tráfico de la ciudad. Además de contar con mayor calidad en los informes y en las imágenes para dar una solución exacta a eventuales fallas que se presenten en las tuberías que integran la red de alcantarillado de la capital antioqueña, optimizando su vida operativa.