Con el proyecto de movilidad sostenible, Freedom, la Fundación EPM entregó más de 2000 bicicletas a estudiantes en Medellín.

  • -         Asimismo, la Fundación EPM en alianza con la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) promovió la construcción de bicicletas de madera entre universitarias becadas por la Agencia de Educación Superior de Medellín.
  •  

No hace mucho, en el marco del Día Mundial de la Bicicleta, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), afirmó que este medio de transporte es sostenible, sencillo, asequible, fiable, limpio y ecológico porque contribuye a la gestión ambiental y beneficia la salud. Sumado a ello, el uso de la bicicleta promueve el crecimiento económico, reduce las desigualdades y refuerza la lucha contra el cambio climático, lo que es fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Es así como aportar a la movilidad sostenible en Medellín, se convirtió en una de las grandes apuestas de la Fundación EPM mediante el proyecto Freedom que, en alianza con World Bicycle Relief (WBR) entregó 2150 bicicletas convencionales a jóvenes estudiantes de la ciudad.

“En la Fundación EPM estamos felices, porque hemos entregado más de 2 000 bicis a estudiantes de instituciones educativas públicas de Medellín. Con esta iniciativa, no solamente aportamos a la movilidad sostenible de la ciudad, sino que le damos una herramienta para que puedan transportarse sin costo y terminen sus estudios, al tiempo que, le generamos un alivio económico a sus familias”, aseguró Vivian Puerta Guerra, directora ejecutiva de la Fundación EPM.

Cabe señalar que, esta iniciativa tuvo un componente formativo en el que los estudiantes beneficiados se capacitaron en habilidades socioemocionales, seguridad vial, mecánica de campo y especialmente en Educación para el Desarrollo Sostenible para que comprendieran que el uso de la bici es una forma de mitigar los efectos del cambio climático.

Adicionalmente, todas las personas beneficiadas recibieron casco, chaleco, luces led y un kit de desvare, que cuenta con una bomba de neumático, una herramienta de llave multiusos y una guaya de seguridad.

"Significa mucho la verdad tener esta bici del proyecto Freedom", expresó Andrés Nicolás López Mosquera, estudiante de 10° de la Institución Educativa Tricentenario. "Esta bici significa mucho porque es muy difícil encontrar este tipo de propuestas de las empresas. No todas las empresas son tan solidarias con la gente como la Fundación EPM. Mi bici se me había dañado hace mucho y no tenía con qué transportarme a los entrenos y al lugar donde hago deporte, porque me encanta hacer deporte, y la verdad me sirve mucho para los fines de semana”.

Por otro lado, María José Gutiérrez, estudiante universitaria y beneficiaria del componente de bicis de madera del proyecto Freedom, dijo que, “con el diseño de mi bici de madera, quería dejar mi legado, es decir, hacerla acorde a mi personalidad y decidí hacerla color madera para que resaltara de las demás con este color guadua. Tener la oportunidad de vivir esta experiencia me aportó mucho para mi crecimiento personal y yo creo que al mostrar la bicicleta también puedo crear conciencia en las demás personas sobre el cuidado del planeta. Además, ahora que tengo mi propia bicicleta de madera creo que voy a economizar y de paso voy a cuidar más el medio ambiente”.

Y es que, en convenio con la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), un grupo de mujeres universitarias fabricó y personalizó sus propias bicicletas de madera. Cabe destacar que ellas fueron elegidas con base en un estudio de inteligencia de datos realizado por la Agencia de Educación Superior de Medellín, Sapiencia (por la que son becadas), que mostró quienes tenían un alto riesgo de desertar de su proceso formativo por falta de recursos para transportarse.

“Este proyecto de la Fundación EPM tiene un importante componente de equidad de género que beneficia a estudiantes becadas de las universidades de Medellín. Con esta iniciativa, no solamente le estamos aportando a disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, sino también a fortalecer la autonomía de estas estudiantes, a cerrar esa brecha de género, y por supuesto, darles la oportunidad de movilizarse de manera gratuita por toda la ciudad”, enfatizó Vivian Puerta Guerra.

Así fue como en el taller de la UPB, las estudiantes fabricaron las bicicletas con madera de pino laminado, un material resistente a las condiciones climáticas que no genera deterioro ambiental y por lo tanto no perjudica ninguna reserva nativa, ya que esa madera proviene de bosques cultivados.

Según información de la Secretaría de Movilidad de Medellín, las mujeres se desplazan más veces en el día que los hombres. Los viajes a pie, por ejemplo, corresponden a un 34 % de todos los que se realizan en la ciudad. De ahí, el 19,25 % lo hacen las mujeres. Por otro lado, el estudio de la UNAL también asegura que, de las cerca de 9.000 personas que se movilizan en “bici” por la ciudad diariamente, el 29 % son mujeres, y la gran mayoría de ellas la usan para desplazarse al colegio o a la universidad.

Además, en una investigación, la Universidad de Oxford confirmó que elegir transportarse en bici, en lugar de automóvil, aunque sea solo una vez al día, reduciría en promedio, el 67% las emisiones de carbono por lo que es un eje de muchas naciones para cumplir con los ODS.

Medellín,   19   de noviembre   de   2023

>