Medellín, 5 de mayo de 2020

Comunicado: Grupo EPM está comprometido con el respeto por los derechos humanos

Dentro de nuestro propósito superior de contribuir a la armonía de la vida para un mundo mejor, manifestamos el apoyo al fortalecimiento de las comunidades en todas sus facetas. La participación ciudadana y el respeto a la vida son condiciones fundamentales para alcanzar el desarrollo social, ambiental, económico y cultural. Nuestro Organización está comprometida con estos principios.

Medidas adoptadas en tiempos de pandemia

Contamos con una política institucional de Derechos Humanos en la que se establece el compromiso de respetar y asumir en las operaciones y promover en las de terceros, con quienes nos relacionamos, el cumplimiento de lo dispuesto en la Carta Universal de los Derechos Humanos y sus protocolos, convenciones y pactos vinculantes, incluidos el Derecho Internacional Humanitario, la Constitución Política y el marco legal colombiano.

Bajo estos parámetros reconocemos públicamente y recalcamos, como en otros momentos lo hemos hecho, la labor que ejercen los líderes sociales y las personas defensoras de derechos humanos como fundamental para la consolidación de sus comunidades, de una sociedad democrática y del Estado de Derecho.

Entendiendo la complejidad actual de los contextos de seguridad en diferentes regiones en las que el Grupo EPM hace presencia con sus operaciones, así como el consecuente incremento de actos de violencia contra líderes sociales y defensores de derechos humanos en los últimos tiempos, reconocemos como un asunto prioritario propiciar un abordaje que sume esfuerzos desde lo institucional, lo social y lo empresarial con acciones pertinentes desde el rol que cada uno está llamado a asumir, con el fin de desarrollar acciones que permitan brindar garantías a estos actores, cuya labor es fundamental para el desarrollo integral de los territorios.

En ese sentido, hacemos un llamado para que las autoridades del Estado colombiano de los niveles local, regional y nacional propicien medidas integrales de prevención, seguridad y protección de estos líderes y que convoquen a diferentes actores que puedan sumarse desde diferentes escenarios.

Bajo compromiso y convicción, rechazamos los actos de estigmatización y todo tipo de ataque en contra de los derechos de las personas líderes y defensoras de derechos humanos en el país y, en especial, de quienes desarrollan su trabajo en los lugares donde operamos. Hacemos un llamado activo para que las comunidades, el sector empresarial y, principalmente, el Estado, reconozcan su labor y en el marco de sus obligaciones y se comprometan con el respeto y garantía de sus derechos.